2022 - Lanzarote, La Graciosa & La Gomera



¡Ya vale de guitarras! ¡No hemos tenido vacaciones durante dos años y medio! ¡Tenemos que irnos!

Transmediterranea

La idea parecía bastante romántica, incluyendo un poco aventurera: viajar en barco de Cadiz a Lanzarote. Nos llevó más de una hora de necesidad e incomprensible espera que nos recogiese el "taxi" que debía conducirnos a la recepción. El trayecto son 100 metros que separan la oficina de embarque de una especie de rampa por encima de las tres cubiertas de coches hasta la quinta planta del barco. Por fin llegamos a la recepción de esta enorme monstruosidad metálica junto a dos camioneros y tres chicas hippies con sus tres perros y halcones alojados en dos cajas. Nos dieron dos tarjetas para abrir nuestra suite, vales para la cena, el desayuno y la comida del día siguiente y un mando a distancia para la televisión. En resumen: dos grandes ventanales con vistas al mar, cama de matrimonio correcta.- El baño: una celda de plástico con ducha, tres bolsas de patatas fritas variadas, barritas de caramelo, uvas y una naranja, a cuyo interior era imposible acceder con la cubertería suministrada, ya que era... de MADERA. Y dos dudosas tarjetas de rascar para el código Wi-Fi.

A fin de cuentas, esto no es más que un puto barco enorme lleno de coches, caravanas, camiones y contenedores. No había red telefónica, el Wi-Fi no funcionaba en absoluto, ¿qué sentido tiene si no puedes recibir nada de todos los modos? Además de la comida de cantina más lamentable, la única cerveza a bordo: Heinecken (¡ugh!), y sin música en vivo. Y en torno al vasto mar, ninguna costa a la vista, solo olas, nubes y un horizonte difuminado por el polvo de la calima africana.

Además, la previsión anunciaba varios días de lluvia y un anuncio por megafonía nos preparaba para un retraso de hora y media en la llegada (el barco estaba sobrecargado con montones de contenedores superpesados). Tendríamos que haber cogido el avión desde Jerez o Sevilla hasta Lanzarote.

 

Al menos tuvimos una agradable charla con uno de los camioneros que no conseguiría el ferry de conexión a Fuerteventura debido al retraso. Pero por fin atracamos en la isla: el shuttle bus vino inmediatamente reconocido hasta la 5ª planta, que nos llevó hasta el siguiente taxi. El taxista Graznó un español practicable incomprensible y nos llevó a la Terminal 2, donde el stand de la empresa de alquiler de coches decía "Estamos en la Terminal 1". Bien, 150 metros el pastel. El coche de alquiler estuvo disponible rápidamente, un Volkswagen con todos los controles en sus lugares habituales... ¡adelante! El GPS de nuestro teléfono móvil no funcionaba al principio, pero pronto se puso en marcha. Después nos tocó pasar un montón de as rotondas completas inútiles que, apartemente, se supone que alaban la prosperidad de la localidady que hacen que seguir las instrucciones del GPS resulte muy irritante . Pese a todo, finalmente, llegamos a nuestro apartamento, reservado con mucha antelación.

La propietaria, una italiana de Bolonia, muy amable, nos lo senseñó perfectamente. La función WIFI de forma inmediata y rápida. Y pronto -tras abrir dos latas de cerveza Cruzcampo (¡no hay Mahou en Lanzarote!)- pudimos sintonizar el partido de fútbol de la Liga de Campeones Atlético de Madrid - Manchester United. También tuvimos que descorchar un vino blanco de Malvasía y una botella de Ribera del Duero poco después. Por desgracia, los estúpidos ingleses marcaron el gol del empate poco antes del final, y eso que jugábamos en casa... ¡mierda! Como aficionado del Atleti, ¡hay que estar acostumbrado a sufrir!

Pero después salimos a la terraza, ¡qué paz tan increíble! ¡Veremos mañana a la luz del día!

En los viajes de vacaciones en terrenos desconocidos es importante, por lo general, buscar los mayores lugares, pero especialmente en Lanzarote. A todos los lugares accesibles en coche llegan caminos rurales perfectamente asfaltados, que parecen cintas de color gris oscuro. Cintas que parecen pintadas sobre la superficie con un rodillo, perfectamente marcadas con franjas laterales y centrales. A ambos lados de las carreteras, campos de escombros compuestos por los trozos de lava, grandes y pequeños, que los casi 100 volcanes expulsaron hace millones de años. Hay que preguntarse cuánto territorio accesible hay en esta isla en total ¡No puede ser mucho! Algunos de estos campos de escombros han sido cementados y sobre ellos se han construido urbanizaciones de enormes proporciones,

Esto ocurre en particular en el sur (Playa Blanca). ¡Hay que alejarse de allí y volver a esas carreteras rurales de color gris oscuro! Desde allí se ven colors que van del ocre al marrón y al negro y casas encaladas con persianas verdes. El resto de la vegetación, like los cactus, las palmeras y los agaves, parecen más bien empañados en polvo ocre.

Puerto de Calero

En una de las innumerables rotondas tomamos la salida equivocada y acabamos estúpidamente en el puerto deportivo de Calero. Ricos, ancianos, ancianos ingleses de mal genio y veinteañeros alemanes todavía tatuados, aunque la eliminación de tatuajes parece ser la nueva sensación. Aquí ya cabía esperar que hubiera mucho espacio para la blasfemia heretica por mi parte.

Lanzarote cuenta con unos 110 volcanes extinguidos. Todas las zonas entre estos conos forman un enorme campo de escombros de trozos de lava de diversos tamaños que los respiraderos arrojaron a la tierra plana hace millones de años. Parte de estos campos de escombros se han nivelado y cultivado y también se han plantado extensamente con viñedos.

Playa Quemada

¡Ahora a la carretera, para otra excursión! ¡Intuición!: "Playa Quemada" sonaba prometedora. Y si, llegamos a una aldea de aspecto bastante auténtico en la costa. No hay casetas, algunos restaurantes con vista directa al mar. Entramos en el "Pescador", pedimos una botella grande de agua, una botella de vino blanco Malvasía "Bermejo", aguacate con gambas y papas arrugadas, esas típicas papas canarias cocidas sin pelar en agua muy salada. Para hacerlo hay que estar bueno y el Bermejo por 18,90 euros provocando sensación. "¡La Quemada mola!", me dijo en dialecto renano. También hay "lapas", una especie de mejillones redondos con un borde dentado, que desgraciadamente tienen un sabor bastante "barato" y algo rancio en comparación con los mejillones. Es comparable a los "ostiones" de la zona de Cádiz con las ostras gallegas, las mejores del mundo.

Vino blanco malvasía:


Al menos, los isleños se han convertido en viñedos algunas de las muchas zonas de pedregales que de otro modo serían inservibles. Las vides se plantan en huecos de arena negra, que se tapian a un metro y medio de altura, normalmente en forma de tercio de círculo, para protegerlas del viento, a veces violentas. Vistos desde arriba, forman un patrón extraño, como una serie de letras "S". Por lo demás, sabemos que el suelo volcánico proporciona la mejor base para un buen vino, y este blanco de malvasía es realmente excelente, aunque no sea precisamente barato.

Vecinos

A última hora de la tarde, volvemos a "casa" en nuestro "Lancelot".Hacia las ocho y media, una llamada de móvil de mi amigo Kieni: "¿cómo es la isla?“ Para que me escuche mejor salí a nuestro hermoso jardín de piedra negra frente a la puerta para darle mis impresiones. es decir, por encima de nosotros, había una pareja de ancianos alemanes a los que ya había saludado amistosamente dos veces con un "buenas noches", sin obtener respuesta. Tras 10 minutos de mi parloteo por teléfono, el inquilino principal, que también tenía el pelo blanco, salió on su terraza para decirme: "¿Podría bajar un poco el VOLUME de su conversación? Nos está molestando aquí arriba". En realidad, debería haberle contestado directamente: "Eres un estúpido e ignorante hijo de puta alemán. Estamos aquí en España. Así que déjame en paz" o algo así.

A la mañana siguiente volví a salir y vi al señor alemán sentado en su mesa de desayuno en el piso de arriba. En lugar de usar el tono insultante de la noche anterior, le llamé de forma superamistosa: "Hola, hey, ahí arriba... buenos días. Siento lo de anoche. Esto de llamar por teléfono se ha convertido en una mala costumbre. Pero ", continúa, "¿tiene alguna idea de dónde puedo comprar algo de cocaína por aquí?"

¡Sí, sí, eso le hara reflexionar! "¡Drogadictos en el apartamento justo debajo de nosotros!" Así es como se escandaliza a los guiris (como los españoles llaman a los turistas). Por supuesto, ¡no hubo respuesta desde la terraza! Nos metimos en el coche para buscar el desayuno y Paloma empezó a alterarse mucho. En primer lugar, tendrán que pagar un precio por ello. finlandeses y sobre todo los ingleses, ¡que se comportan especialmente mal en todas partes!

A Playa Quemada, ¡de vuelta al Pescador! Bocadillo con queso y jamón, Café Americano, un agua mineral y zumo de naranja recién exprimido, ¡sí!

Después hicimos un viaje hacia el norte. Lo que resulta especialmente molesto en estas carreteras rurales son los innumerables ciclistas ultrarrápidos, a los que, por supuesto, no hay que acercarse demasiado. Reduzca la velocidad hasta que no haya más tráfico en sentido contrario y entonces póngase en el carril contrario. ¡Y todo con esos cascos y pantalones de goma! ¿Y quién es el enemigo número uno del ciclista? ¡El conductor del coche!

Por la noche, primeras las noticias en la televisión: Además del confuso ataque ruso a Ucrania (¿por qué no se defienden?), el tema del día durante días ha sido el hecho de que la presidenta municipal de Madrid, Isabel Ayuso, había amañado contratos de importación de máscaras Covid y de alumbrado público LED por valor de varios millones de euros para su hermano y un amigo (todos del mismo pueblo) en abril de 2020. Estos dos señores recibieron comisiones de nada menos que 280.000 euros por su intermediación . Bueno, ¡también ocurren estas cosas en Alemania! Y respecto a Ucrania, un tweet que se hizo viral de Jordi Évole (importante periodista español): Los bombardeos en Yemen o Palestina no son muy diferentes, pero están más lejos de nosotros, o afectan a personas diferentes a nosotros.

Arrecife

El ratón inalámbrico de mi portátil ya no quería mover. Apple ya no es lo que era. Así que busqué un concesionario de MAC en Internet, introduje la dirección en mi teléfono movil, Arrecife (capital de Lanzarote), calle Gorgolla 4. All llegó allí, el edificio estaba vacío y en venta. Y ningún número de teléfono en su web, ¡qué pérdida de tiempo! En España -y también en las Islas Canarias- faltan muy a menudo las señales de las calles y los números de las casas. Y Arrecife es un feo laberinto de llamadas de un solo sentido. Aquí se ve todo tipo de gente pobre, muy diferente a los centros turísticos donde -aparte de los adinerados huéspedes de las excursiones- only los camareros, siempre mal pagados, entran en esta categoría.

Al menos había un mercado "ELECTRON" a la vuelta de la esquina del Ikea, en las afueras de la ciudad. Allí pudimos comprar un nuevo ratón inalámbrico y un estúpido reloj supermoderno como regalo de comunión deportivo para el sobrino de nuestro amigo gaditano José. Mi padre me regaló un reloj Tissot automático como regalo de confirmación hace unos 60 años y todavía funciona perfectamente. Hay ciertas cosas que mantienen su valor. En fin, mi consejo secreto: ¡no vayas a Arrecife! Y si lo haces, ¡verás que no fue una buena idea!

Vecino II

A la mañana siguiente, cuando vi al hombre de pelo blanco en la terraza, tuve una idea diabólica: "Hola, disculpe, quería preguntarle... ¿se pasó alguien por aquí ayer por la tarde? ¿Vió a alguien? Me tenían que traer una cosa...". El alemán se dio la vuelta y huyó al interior. ¡Si!

José Saramago

A continuación, una impresionante visita a la casa del célebre poeta portugués José Saramago, fallecido hace doce años, que fue expulsado del país en 1991 tras escribir un libro heretico sobre Jesucristo y sus relaciones sexuales y de pareja con María Magdalena, y que pasó sus dos ultimas decadas en Lanzarote. Este hombre era un comunista convencido y debía de tener -viendo la casa y el interior- un gusto excelente.

En aquella época se le preguntó a la ministra española de Cultura, Esperanza Aguirre, qué esperaba de Saramago. "¡Ah, sí, Sara Mago es una magnifica escritora!", respondió la estúpida, que, por supuesto, nunca había escuchado una sola frase de este poeta. Al preguntarle, ella se pensó que el nombre era "Sara" y el apellido "Mago". ¡Ése era ya el estado de la educación general de los populistas de la derecha española!

Y otra sobre Saramago: una vez le preguntaron por qué era siempre tan pesimista. Su respuesta: "Soy optimista conmigo mismo, pero en vista del mundo en que vivimos, mi inteligencia me prohíbe ser optimista."

El Golfo

Sorprendentemente, no muy lejos de Playa Blanca hay un pueblecito encantador en la orilla: El Golfo. Sin embargo, pese a que hay muchos restaurantes it practicamente imposible conseguir una mesa en uno de lellos porque todo está lleno a rebosar. Todos veraneantes que, como nosotros, quieren por fin irse de vacaciones después de más de dos años de Covid. Al final, tuvimos que pedir algo para picar, para poder tomarnos las dos cervezas que, en realidad, era lo único que queríamos. En la mesa de al lado se sentaba una viajera alemana de mediana edad cuyo perro, extremadamente diminuto, no paraba de dar saltitos alrededor de una de las sillas de plástico, de forma muy nerviosa.

No pude resistirme a preguntarle: "¿Dónde lleva las pilas?" Se puso furiosa: "¿Cómo puedes decir eso? Este perro es mi ser más querido". ¡Ay, Dios, que malo soy!

Parque Nacional de Timanfaya

Probablemente la mayor atracción turística y al mismo tiempo ¡una carga! Te desvías de la carretera y llegas a una especie de barrera, donde pagas la entrada. Tras pasarla, llegas al final de una enorme hilera de coches, en cuyo extremo superior hay otra especie de barrera. Los coches van pasando por tramos y, si tienes suerte, tras un cuarto de hora de espera, te toca subir a un aparcamiento aún más alto, donde te deja pasar un vigilante vestido con una bata naranja.

.

Luego, formando grupo con otros entusiastas de los volcanes, subes a un autobus naranja con las ventanas ligeramente oscurecidas que te lleva al reino de los cráteres. Una carretera de asfalto estrecha y sin señalizar se abre paso entre las extrañas formaciones de conos volcánicos, escombros, cenizas y cenizas. Impresionante, pero, bueno, ya lo has visto...

Del negro al blanco - ¡Si es LANZAROTE, entonces NO es Lanzarote, sino LA GRACIOSA!



Vamos a Órzola y entramos en el barquito, que -aunque no es de madera- al menos recuerda un poco al Joven Dolores, que llevaba a los viajeros del puerto de Ibiza a Formentera incluso con fuerte oleaje. Ha iniciado tu "viaje" y durante 35 minutos no hay retorno.



All llega al simpático puerto, uno se siente inmediatamente invadido por una sensación similar a la que tiene al llegar a La Sabina, en Formentera. Unos pocos bares del puerto en casitas blancas y bajas, gente mucho más relajada, bicicletas con neumáticos todoterreno superanchos montadas por ciclistas sin casco y carreteras pedregosas y arenosas que sólo utilizan los coches todoterreno de los pocos residentes que pueden tener un quículo un vehículo.

Muy cerca, enfrente, la poderosa pared de roca roja y oscura de la isla principal, que cae abruptamente al mar. Y aquí: ¡arena blanca, dunas y sin escombros! Es como mirar a través del paraíso al infierno.

Y, en comparación, esta isla se queda corta en volcanes, ¡sólo tiene cuatro!

La cocina canaria predomina en los pocos restaurantes. Me encantan estas papas arrugadas, por lo demás no hay nada elaborado, pero es mejor. ¡Deberían seguir poniendo ensaladas con aguacates en los menús! Y hay dos buenos "deros": la cafetería El Saladero y el restaurante El Varadero. Pronto te das cuenta de que muchos de los guiris de aquí hablan algo de español, lo que arroja cierta luz positiva sobre el nivel de educación y la actitud ante la vida de los veraneantes. Por lo visto a los guiris les parece que la travesía en barco hasta aquí es un incordio. O solo vienen a pasar un día de Lanzarote.

Puedes caminar sin parar por las costas, paseando sobre la arena y, a veces, contra vientos feroces. O puedes contratar a uno de los diversos conductores de "safari", que te llevará a todos los rincones de esta isla en su jeep con tracción a las cuatro ruedas por 50 euros, en poco menos de dos horas por las carreteras llenas de baches y con vistas al paisaje ya los ciclitas vapuleados y desesperados. Del mismo modo, pueden llevarte a una de las playas blancas por poco dinero. El único inconveniente: no hay chiringuitos en la playa, así que tienes que llevar tus propias bebidas y aperitivos.

Conclusión preliminar:

Para unas vacaciones tranquilas en el más ambiente, deberías coger el avión a Lanzarote y no alquilar un coche allí, sino coger un taxi. Esto te llevará directamente a Órzola, desde donde podrás tomar el barco para llegar a esta isla llena de gracia y encanto.

Volver a Lanzarote

Después de cuatro noches, volvemos a la isla principal. En Booking.com, practica todos los alojamientos están muy bien valorados. Pero todos los pisos tienen su lado bueno y su lado malo. El último era super lujoso, pero el WIFI no funcionaba. Aquí, en esta zona dominada por los ingleses, el sofa está hundido, los armarios agrietados, no hay secador de pelo y hay muy pocos enchufes, pero la WIFI funciona perfectamente. Y en ambos inodoros el aviso "MUY IMPORTANTE" de no tirar el papel higiénico en la taza de la cisterna, sino en la pequeña papelera que hay al lado. Esto en cinco idiomas, con el "no tirar" en mayúsculas solo en la versión española "NO TIREN". Paloma se sintió comprensiblemente molesta por ello. Como si los españoles necesitaran una indicación especial para ello. Veamos que ocurre a continuación.

César Manrique

¡Veamos lo que hizo César Manrique! Este hombre era artista y arquitecto y, en última instancia, el responsable de que no se permitiera construir casas de más de dos plantas en esta isla. Además creó objetos y centros para que el arte fluya hacia la naturaleza, o viceversa. Desgraciadamente, a la edad de 72 años, fue atropellado por un todoterreno Toyota y perdió la vida. ¡Imagínate tener un accidente así y descubre que acabas de matar a la personalidad más importante de esta isla!

En dos palabras: impresionante - "Jameos del Agua" :

Aquí, un túnel horizontal de ventilación volcánica ha sido rediseñado para convertirlo en un centro artístico. Desciendes por unas scaleras a una cueva que está parcialmente abierta en la parte superior. Algunos muros han sido alisados ​​​​con bloques de escombros, cementados en algunos lugares, y pintados de blanco. En la parte delantera está el más restaurante de la isla hasta ahora. Pero -justo cuando ha tomado tranquilamente tu asiento, invade el lugar una horda de guiris, la mayoría mal vestidos, en su mayoría ingleses gordos de ambos sexos. ¡Lo peor son esos tipos con pantalones de camuflaje a media pierna! Todos se mueven (sacando muchas fotos) por el centro de las formaciones de mesas del restaurante, para luego descender a la parte trasera de la cueva, que tiene una gran piscina de agua. Por otra parte...

¡La mejor ensalada del mundo!


También es espectacular el Mirador del Río , desde donde se puede disfrutar de una fantástica vista sobre la isla y hacia La Graciosa desde el centro, también construido por Manrique, a casi 500 metros de altura. Luego al restaurante Volcán de la Corona, también lleno con al menos un autobus. Desgraciadamente, tienes que soportar ese acoso masivo en todos los lugares turísticos. Debo añadir que no todos los turistas se sorprendieron positivamente de mis chanclas Birkenstock. ¡Pero mis pies son sagrados para mí! Y algunas personas me miran mal cuando doy una calada a mi vaporizador de nicotina en la terraza de un restaurante. Para mí, prohibir cosas así en el exterior tiene tintes francamente fascistas.

Más del César - El jardín de cactus

El Jardín de Cactus - una instalación en un antiguo resto de cráter. Todo tipo de cactus perfectamente colocados y presentados.



Conclusión:
Dejando a un lado los cactus, todo esto son atracciones artificiales para facilitar las vistas de un desierto yermo. No necesito esta isla. Un brindis de César Manrique, pero ¡hay demasiados cráteres y demasiados escombros! La hemos visto, bien. Pero aún así: en Lanzarote apenas hay casas con más de una planta superior. Esta altura solo esta reservada a los estupidos volcanes.

La Gomera

¡Alto! ¡Primer aeropuerto de Tenerife!
Salimos del Aeropuerto de Lanzarote, realmente relajados. ¿Cómo puede ser que bajes del avión en Tenerife, sigas un cartel luminoso con el texto "Conexiones" y, de repente, aterrices en un vestíbulo del que sólo hay una salida al exterior? Esto implica que tienes que volver a pasar por el control de seguridad y quitarte los zapatos y el cinturón. Continuación, el aviso "Puerta de salida A5". La espera es todo 10 minutos y tendrás que preguntar por el cartel y no existe tal cosa como "La Gomera" o "La Palma". "Hemos cambiado la puerta. Ahora es la A1!" ¡Qué caos más absoluto!

La Gomera

El Valle Gran Rey

Foto de 1991:

A diferencia de los más de cien volcanes, La Gomera resulta tener un solo volcán, antiguo y enorme, de casi 1500 metros de altura. Esta isla parece enorme cuando se viaja en coche. Pero eso es por los muchos kilómetros de carreteras serpenteantes que te llevan de un lugar a otro. De hecho, solo La Graciosa tiene menos kilómetros cuadrados. Y aquí todo es verde, ¡un verde exuberante!


La última vez que estuve aquí fue hace más de veinte años, entre otras cosas para visitar a mi amigo Rudi. También se había dedicado -pero no sólo- al negocio de la música. Por casualidad me enteré de que su principal ocupación económica era la venta de cocaína. Y un poco más tarde me llamó para preguntarme, like "especialista en España", donde podía comprar mejor una casa en una isla. Había guardado cerca de un cuarto de millón de marcos "bajo el colchón", las ganancias ahorradas de su "negocio". Volamos juntos a Formentera, pero no le gustó mucho -Rudi es un hombre de buen gusto-. Así que acabó en La Gomera y se hizo un chalet adosado con garaje en una nueva urbanización de Valle Gran Rey. Desde entonces vive allí, lejos del mundo. Quizá sea lo mejor para el.


Las carreteras, con sus innumerables curvas cerradas, son ahora mucho más anchas que entonces, pero todo es igual de verde que entonces. Palmeras, suculentas, un frontoso bosque de laureles, ¡qué maravilla! Y hoy, a última hora de la tarde, ¡ni un solo ciclista!

El taxista nos condujo directamente al siguiente alojamiento en el Valle, "La Caleta". ¿Alojamiento? Un bloque de hormigón marrón oscuro, ilegalmente recien construido, justo en la playa, probablemente el edificio más feo de esta isla. El paseo desde la puerta de entrada hasta el piso daba la impresión de estar en un refugio antibombas. Pero hay que reconocer que el propietario había hecho todo lo posible para que no faltara nada. Los últimos platos de Ikea, tazas, ollas, suelos de buen gusto, una cocina bien equipada, lavadora, no hay que tirar el papel higiénico en otro sitio, ¡todo está ahí! No este inventario de los años 50 que algunos propietarios ponen en sus pisos de vacaciones por racanería: jarras de cerveza, cubiertos de Lufthansa, cacerolas y sartenes esmaltadas, platos de cristal, todo de su época de estudiante, en lugar de menaje nuevo.


El taxista -que tiene que pitar a muchos, muchos ciclistas- también nos había dado la pista de un restaurante: "El Tasmallo", así que inmediatamente fui a la vuelta de la esquina para reservar una mesa. Desgraciadamente, era domingo y estaba cerrado. Me asomé a la izquierda, donde un numeroso grupo de personas se había reunido frente al "Bar María", en el muro de la playa, para rendir homenaje a la puesta de sol -como se hacía hace veinte, treinta o cuarenta años- al son de los tambores bongos, las castañuelas, los tamborines, etc. Me sorprendió ver que el bar estaba cerrado. Más adelante, a la derecha, había otro restaurante y una pizzería. En el corto trayecto hasta allí, eché un vistazo a los invitados y de repente tuve la impresión de que me había topado con un enorme nido de negacionistas. Exactamente el tipo de gente que había visto en la televisión en estas manifestaciones anti-Covid. Cuando puedes estar razonablemente seguro de que dos o tres vacunas podrían ahorrarte futuros sufrimientos, ¿a qué viene tanto alboroto? ¡Y tranquilos, que el chip de Bill Gates no puede pasar por el pequeño agujero de las agujas! En Hannover, tengo una pareja de negacionistas que ya no son tan amigos míos, y para los que seguramente sería mejor emigrar aquí a la Gomera. Pero ni siquiera pueden subir al avión porque no tienen pasaporte Covid.

¿Qué diría Paloma? Sobre todo porque la mayoría de los invitados parecían ser alemanes. Todas as diademas, panuelos, culottes, vestidos vaporosos de colores hippies, que cubren a los escuálidos negadores del gluten. Y, escucha esto: en dos mesas laterales, conversaciones sobre valores y renovación de pisos. La pizza (con gluten) estaba bien, aunque Paloma tuvo que ir al baño poco después para vomitar todo. probablemente por el estrés del vuelo. ¡A ver que pasa mañana!

La próxima visita al restaurante al lado de Rudi dio Lugar inmediatamente una dura crítica en Trip Advisor:

TUYO ("Tuyo")

Tenia buena fama: El propietario acababa de contratar al chef que anteriormente había cocinado para el equipo de fútbol del Real Madrid.

Entramos en el restaurante, cuyo era algo confuso, como si alguien hubiera pasado demasiado tiempo en Bali o similar. En primer lugar, la carta de vinos: había tres vinos tintos, uno de Chile, un Reserva -que no estaba en stock, aunque nunca pido Reservas- y un tinto de Tenerife, y sólo un Blanco. Por necesidad, pedimos el Tinto de Tenerife. Pero, ¿cómo puede un chef de restaurante que se precie ofrecer una "carta de vinos" tan ridícula? La camarera francesa, completa inepta, había señalado que había cuatro vinos tintos. Pero uno de los cuatro era este vino blanco.

Queríamos atún frito: "ya no nos queda". Pedimos croquetas, alcachofas y tres medregales, un pescado excelente, más o menos como la "pez limón" español. Las alcachofas salieron de un tarro con un tomate seco encima de cada una, cada croqueta estaba totalmente incongruente emparejada con una rodaja de atún crudo, y el interior era desagradablemente compacto. El pobre pescado resultó estar cocido en seco hasta la muerte con una guarnición de verduras compuestas en gran parte por brócoli.

Si este cocinero hubiera cocinado para el Atlético de Madrid, se habría encontrado con el despido al día siguiente. "¡Tuyo, mío no!"

¡Ojo a esto!

Sorpresa: La Islita

Si te diriges a la derecha en nuestro barrio de La Caleta, donde la carretera y un camino posterior conducen a través de la arena negra a Playa Inglés, descubres un restaurante indio Sasmara (siempre cerrado) y el Italiano La Islita. En la Playa del Inglés se han ahogado 27 bañistas en los últimos 10 años, debido a la traicioneras corrientes. Pero volviendo al restaurante La Islita, ya en el exterior huele estupendamente. El menú nos causa una excelente impresión. Por ejemplo, los torteloni caseros rellenos de pescado a la vongole. ¡Adentro! Una botella de Prosecco, pasta y calabacín a la parrilla, berenjena, tomate y queso de cabra, en una brocheta de madera, cuatro trozos de bruschetta sobre un lecho de algas verdes asiáticas y esta pasta a la Vongole. ¡Inmejorable!

Por la mañana, recibo una llamada telefónica de mi amiga Ushi de Hannover: una de sus amigas pintoras estuvo aquí el año pasado y vio un grupo de burros en una lujosa finca eco-esoterica. Preguntó al propietario si podia pintar un cuadro de los burros. "¡Sí, sin problema!" Ella se acercó a acariciar a uno de los burros, pero el dueño la detuvo: "Para, ¿estás vacunada?" Ella: "Sí". Dueño: "¡Entonces no debes tocar a los burros!" Me abstengo de hacer más comentarios.

Tras una nueva inspección, tengo que matizar un poco mis impresiones sobre los veraneantes de la Gomera. La gran mayoría son parejas en edad de jubilarse, con vestimenta rústica, zapatos resistentes y a menudo equipados con bastones. Y muchos de ellos con esta tendencia esotérica. Rudi me contó que había arrastrado a su última novia a un exclusivo restaurante en el que tenían quince langostas vivas en un tanque de acuario, esperando a ser cocinadas. Ella le rogó que comprara las quince, vivas, por supuesto, para poder devolverlas al mar en un buen lugar. Sin embargo, Rudi objetó que el mismo número de estos lamentables animales estaría sin duda presente y disponible al día siguiente, de modo que tal acción sólo representaría un diminuto y costoso éxito parcial, por lo que, lamentablemente, tuvo que negarle este deseo.

Resumen: Después de dos años y medio, por fin volver a tener vacaciones ya es algo. Ver nuevos lugares, lejos de Madrid, Cadiz o incluso Hannover. Lanzarote, bueno, La Graciosa, más o menos, La Gomera, ¿cómo decirlo? Al final, por mi parte, se las pueden quedar para ellos. Una colección de erupciones volcánicas inútiles, demasiado al oeste en el Atlántico, casi cerca de Estados Unidos, una atmósfera como si se estuviera bajo una campana, turistas por lo menos muy dudosos y un alto riesgo de cáncer de piel. En la península se está y se come mucho mejor -y ya está- sin largos e incómodos viajes en barco ni molestos vuelos. Simplemente conduce por Andalucía, Extremadura, Asturias o el País Vasco en tu propio coche o en uno alquilado y disfruta.

PD: ¡Y muy importante! ¡Si alguno de vosotros tiene Covid y está vacunado, por favor, no me llaméis bajo ningún concepto y tampoco me mandéis mensajes por Whatsapp, porque estas vacunas también se transmiten por teléfono!