2006 - Mike Campbell, Rolling Stones, Tito

2006
Nathan - Tom Petty
A finales de 2005, Ingo tuvo la idea de dar a nuestras Starplayer un aire de de rally, con dos anchas bandas blancas sobre un fondo azul metálico.


Poco después, con dos prototipos terminados, Nathan le dijo a Ingo que su nuevo "contacto", los Black Crowes, querían tener su Starplayer TV negra en Las Vegas. Tenían programado un concierto conjunto con Tom Petty.

Ingo le dijo a Nathan que tenía que llevar un instrumento al autobús de gira de la banda de Tom Petty y que le enviaría inmediatamente uno por correo urgente: la nueva guitarra azul con las bandas de rally. Con ella en su equipaje Nathan voló a Las Vegas. Nathan entregó la Starplayer negra a unos colocadísimos Black Crowes para, finalmente, meter la azul y blanca en el bus de gira de la banda de Tom Petty. Un par de semanas después, Nathan recibió una llamada de teléfono. Era Mike Campbell. Preguntó qué por qué tenía la guitarra. Nathan le dijo que nos gustaría trabajar con él y que esa guitarra era nuestra idea como propuesta. Mike dijo que le gustaba mucho la guitarra, pero que aún así teníamos que cambiarlo todo. Nathan llamó a Ingo y se lo contó. Ingo sugirió que Mike tocara la guitarra durante un par de semanas para hacerse a ella y que luego lo evaluaríamos.

Dos semanas después tuvieron la siguiente conversación: el instrumento era genial, todo estaba bien, nada que cambiar, todo bien. Hicimos grabar su firma en un golpeador de níquel y ése fue el modelo Mike Campbell.

Más tarde incluso hicimos una edición limitada para el 40 aniversario de Tom Petty and the Heartbreakers. Pero esa es otra historia.



Pronto le presentamos a Mike otra versión de nuestro nueva Double Cat, con su logo personal de "Alligator" en la parte superior. Estaba entusiasmado con la versión de 12 cuerdas: las cuerdas se encordaban al revés (la cuerda de la octava primero), con la característica adicional de que, con nuestro puente, cada una de las doce cuerdas podía ser ajustada individualmente para el quintado. ¡Con algo así ya puedes convencer a la gente de nuestra habilidad técnica!

 


En el show del NAMM, Nathan había vuelto a montar el mismo stand. Los muebles en nogal y dos mesas altas con taburetes de bar. Todo salió bien y, debido a nuestra constante presencia en los EEUU, ibamos adquiriendo un nuevo estatus - ¡Duesenberg-USA! Además, un conocido pintor llamado Sebastian Krüger - buen amigo de Ron Wood - había publicado algunos de sus retratos de los Stones, fantásticos y escandalosamente caros, como series de grabado limitadas. En nuestro stand mostramos uno de ellos de Keith Richards, lo cual recordaba, con mucho estilo, nuestra amistad con los Stones.

Más comida americana...


La 49er
 

A finales de 2005 habíamos lanzado nuestras 49ers, como si hubieran existido desde 1949. Cuerpo sólido, un poco más pequeño que las Starplayers, con una gruesa tapa de arce, para el amante de las Les Paul. Pero en lugar de un cordal tipo stop tailpiece, las cuerdas atravesaban el cuerpo a través de unos cilindros metálicos, en los que, mediante rosca, se podía ajustar la altura de salida de las cuerdas individualmente. Llevaba nuestra pastilla CrunchBucker el puente y una Domino P-90 en el mástil. Fue muy bien recibida en la feria de Frankfurt.


La rotura de cuerdas del Trans-Trem

De niño me compraba la revista de Mickey Mouse cada semana. Las historias con Goofy nunca me gustaron, pero las del Pato Donald me encantaban. Especialmente las historias con Ungenio Tarconi. Tenía un garaje con un cartel que decía "Inventos descartados". ¡Es lo que nos ocurre a los "inventores"! Un montón de las cosas que inventas termina en la papelera en lugar de ir a producción.


 


Había (¿o todavía lo hay?) un "trémolo trans" de Steinberger, que conseguía sacar de sus casillas a los usuarios. El objetivo es que todas las cuerdas tengan el efecto del trémolo en la misma proporción, manteniendo el acorde armónico - como en un lap steel cuando se mueve a barra hacia adelante y atrás. Es algo extremadamente complejo de conseguir en un trémolo. La desviación de la respectiva cuerda en relación con el centro del eje debe ser diferente para producir el cambio en el tono con el mismo movimiento de palanca del trémolo. Por lo tanto, todos los puntos de apoyo de las cuerdas deben estar a diferentes distancias del centro del eje. Luego está el problema del grosor de la cuerda: la cuerda de MI delgada y alta necesita mucha más desviación en relación con la cuerda de SOL, más gruesa, que necesita mucha menos desviación para cambiar de tono en la misma proporción.

Hacer todo esto ajustable para el conjunto de las cuerdas requiere una precisión mecánica extrema. La única solución es desarrollar un sistema que funcione con cuerdas con una resistencia fija. Pero incluso así se producen tolerancias porque, por ejemplo, una cuerda de SOL de calibre 017 no es necesariamente exactamente igual a otra. Así que un sistema así sólo puede funcionar aceptablemente dentro de un pequeño rango de, digamos, dos tonos enteros arriba y abajo.


Aquí hay dos ejemplos: Uno muy complicado, de los 80. En aquel entonces, me volví loco y se me ocurrió un sistema totalmente ajustable que incluso tenía algo así como topes de profundidad ajustables (como los de una fresadora) para poder cambiar el tono general en varios semitonos con un mando. Pero era demasiado complejo... ¡Al almacén de los "inventos descartados"!



El segundo, de 2005, donde hacía pasar las cuerdas por el interior de tornillos de altura ajustable, que a su vez estaban insertados en el eje. Desafortunadamente las cuerdas se rompían enseguida. Sin embargo, seguí trabajando en ello y algun día te enterarás de que hemos sacado por fin un Trans-Trem funcional al mercado.


 

2006 Los Rolling Stones de nuevo en Hannover


Todo había encajado perfectamente. Ron Wood tocaba con nuestra Duesenberg y - debido a que es un buen pintor- resultaba que también era amigo de Sebastian Krüger. Krüger vive a 30 km de Hannover, en un lugar llamado Springe, y había hecho muchos retratos de los cuatro Stones. (¡ver foto de una de sus obras!).


El día antes del concierto, los tres técnicos de guitarra de los Stones, Pierre Debaufort, Michael "Derek" Phelps y un tal Dave, cuyo apellido olvidé, nos visitaron en mi taller en la calle Oesterley. Hay que ponerse en situación: Para una compañía de guitarras relativamente pequeña, ésta era una visita importante.


Miraron a su alrededor con curiosidad, hicieron todo tipo de preguntas y quedaron muy impresionados por nuestro trabajo creativo. Pierre se enamoró espontáneamente de un viejo y estrecho estuche de tweed, probablemente fabricado para guardar armas, en lugar de un lap steel. Obviamente ambos teníamos el mismo gusto. Se lo di más tarde como regalo. Y después de la visita a la fábrica, Ingo y yo invitamos a los tres a mi restaurante favorito "Rossini Bistro", lo cual fue un completo éxito. (¡Muchos americanos no saben lo que significa "cocina italiana realmente buena"!)

Al día siguiente, nos invitaron a estar entre bastidores, donde me di el gusto de tocar en la prueba de sonido junto con los técnicos, incluyendo un paseo por la pasarela construida en medio del estadio de fútbol. Tenían un control de la monitorización increíble: donde quiera que estuvieras te "seguían" y sonaba todo perfectamente desde cualquiera de los innumerables monitores. No podría ser más profesional. ¡No creas que los Rolling Stones se van a poner esos horribles auriculares en los oídos!



¡Ay Dios!, y ahí está Ronnie con "nuestra" guitarra...

Hay un video muy bueno en YouTube de julio de 2014 en el que salgo haciendo la prueba de sonido con los técnicos de los Stones en Madrid en el Estadio Bernabeu (Real Madrid): https://youtu.be/c3pTvoXUMIU Tocando, por cierto, una Duesenberg Outlaw a través del amplificador que estaba preparado para Mick Taylor. ¡Un sonido fantástico!



Más tarde, a principios de septiembre, los Stones dieron otro concierto en Horsens, Dinamarca. Nos pidieron que les lleváramos unos diapasones Wittner para unos amigos. Volé hasta allí con una enorme maleta llena de diapasones. Era ya la época en que ya no se permitía fumar en los aeropuertos, así que bajé a algún lugar del sótano y me fumé algunos cigarrillos sin ser visto. Aún así: ¡Maldito tabaco!



Música y Celebridades

Por Hannover pasaban todo tipo de gente conocida. Por ejemplo, Robbie Williams, cuyo guitarrista Stephen Duffy tocaba una Duesenberg en acabado Pearl. Bela B se pasó y nos firmó una 49er.


Abajo a la derecha y en el medio: Ingo y su hijo pequeño, Luca, que también trabaja con nosotros ahora.

Tito de nuevo


Y finalmente, otra vez, mi queridos Tito y Tarántula. Tito, nacido el mismo año que yo: un mexicano carismático y encantador. Y fíjense en su guitarrista Steven Hufstetter, un tipo fantástico. ¡Para mí uno de los mejores guitarristas que hay! Como sabréis, ambos tocaron la canción "After Dark" para la película "Abierto hasta el amanecer", de la cual hicimos una versión -incluyendo saxofón y rainmaker- en nuestro CD "Morrison & More". Para esta canción Tito siempre hace que un montón de gente suba al escenario para celebrar el baile de los vampiros. Y como yo me pasé el concierto a corta distancia, justo delante del escenario, me hizo subir y me hizo – sin previo acuerdo - ¡cantar el último coro! ¡Maldita sea! ¡Atención también a este pequeño artículo del periódico!


Y comimos en mi italiano favorito, el "Rossini-Bistro" de Ireneo Pellegrinelli, que frecuento casi a diario y que los "Titos" apreciaron mucho.


Fútbol

Siempre me ha aburrido la Bundesliga. Lo único que me interesaba eran los Campeonatos Mundiales y Europeos. Solía organizar tardes de fútbol para todo tipo de amigos en Oesterley. Todos sentados en mi considerable colección de sillas estilo años 50 y abastecidos con vino espumoso y un buffet italiano del mi italiano favorito (Bistro Rossini). Permítanme decir de antemano que, desde mi punto de vista, el mejor fútbol se puede disfrutar en España (lo llevo haciendo desde finales de 2006 hasta la actualidad). Y ojo: el fútbol internacional está lleno de jugadores españoles. Por supuesto, también hay muchos latinos...

Es interesante: Cuando llegué a Madrid, despreciaba al Real Madrid por su dinero y admiraba al FC Barcelona por su entrenador Guardiola y por jugadores como Pujol, Xavi, Iniesta e incluso Piqué. Pero desde, hace algunos años, ¡soy fan de Simeone y del Atlético de Madrid! ¡No más Barça!


Girando las pastillas


La pastilla del puente de una Strato suena distinta según la posición (normal o invertida). Es más, esa pastilla de mástil suena diferente en una guitarra de 24 trastes que en una de 21 trastes. Para explorar esto más a fondo, se me ocurrió fabricarme un golpeador con el que podías girar y mover las pastillas del puente y del mástil. Los marcos de pastilla tenían una forma especial y se "enganchaban” bajo este golpeador. Esto tenía sentido para la pastilla de puente. Por su parte, la pastilla del mástil, simplemente, siempre sonaba mejor cuanto más cerca estuviera del mástil. Fue una buena idea, pero no llegó a la producción. Ergo: al "almacén de descartados".

Tapas abiertas para pastillas de Strato


¡Finalmente algo que no terminó descartado! Las tapas de plata de níquel que protegen las bobinas de nuestras pastillas y que, a diferencia de las de plástico, tienen un aspecto elegante y combinan perfectamente con las tapas de nuestras pastillas más grandes.

Tremolo wrap around



Como viejo fanático de los puentes wrap around, pensé que este tipo de puente en un trémolo podría ser alucinante. Pero dado que la tensión de las cuerdas en el puente es mucho más alta en puentes de este tipo, hacía falta una adaptación. Monté el puente basculante entre las patas de nuestro trémolo y taladré dos tornillos en la parte delantera de las patas para ajustar la altura. En el eje central, donde normalmente se fijan las cuerdas, monté una palanca con un rodamiento, que presionaba una pletina fijada en la parte inferior del puente.

.
Funcionaba muy suave, con una respuesta perfecta, la que se espera de un puente wrap around. Pero había problemas con la altura total y el punto cero definido por el rodamiento tampoco era perfecto. ¡Una vez más, al almacén de descartados! Aunque volveré a ello en algún momento.

Cam-Trem

Sin embargo, había que usar de algún modo la palanca, que también era parte de nuestro molde de trémolo. Así que cambié el puente por uno tipo roller (ver fotos). Funcionaba muy suave, pero la empresa decidió que era, de hecho, "demasiado suave". Para mí estaba genial pero aún así: ¡a la basura!

Aquí hay un trémolo con una gran cubierta de metal, que usamos de vez en cuando.

Y aquí, algunas piezas especiales que usábamos entonces y que aún usamos hoy...


2006 Kottan-Mania

A finales de los años 70, se emitió por televisión la serie austriaca "Kottan ermittelt" . Los primeros episodios trataban de asesinatos en edificios de apartamentos y suburbios, enriquecidos con mucho humor negro vienés. Pero a medida que la serie avanzaba se fue volviendo más surrealista. Incluían chistes recurrentes que no tenían que ver con la trama. El Inspector Kottan de repente tenía un grupo de música y el siempre histérico jefe del departamento, Pilch, nunca conseguía sacar café de la máquina expendedora. Esta deriva llegó a su máximo esplendor en el último episodio: Kottan, que ahora está suspendido, acepta un trabajo con el doctor Mabuse y descubre que Mabuse secuestra a muchos políticos vieneses importantes y los reemplaza por réplicas que produce con carne de vacuno. Algo absolutamente demencial. Yo era un fanático total en su momento. Un día me enteré de que toda la serie estaba disponible en un paquete de tres DVDs. La volví a ver varias veces con renovado entusiasmo. Y se me ocurrió la loca idea de escribir un libro sobre esta serie.



Lo primero que hice fue contactar con el director, Peter Patzak. Inmediatamente estuvo dispuesto a permitirme mirar en sus cajas de material de archivo. Hay que mencionar que el ingenioso guionista Helmut Zenker, la mente detrás de toda esta ingeniosa locura, había fallecido ya.

Sin más preámbulos, viajé a Viena y visité a Peter Patzak, en su elegante villa. Fue muy colaborador y, por supuesto, tenía muchas historias que contar sobre la serie, que grabé en el dictáfono y luego transcribí. También me permitió revisar todas las cajas de material cuyo contenido estaba relacionado con la serie. Además - y esto era importante - me permitió hacer fotos.

Pronto me instalé en mi nuevo y pequeño apartamento de Formentera, volví a ver meticulosamente cada episodio y tomé nota de todo en el ordenador. Hacía además muchas fotos de la pantalla para ilustrar el libro. Me levantaba a las nueve de la mañana y escribía hasta las nueve de la noche. Luego me iba a cenar a la Fonda Pepe. Y al volver escribía durante otras dos o tres horas. No fui ni una sola vez a la playa. No es lo mío, nunca me tumbaría a tomar el sol. Si acaso un baño corto y luego al chiringuito de la playa que, en aquel momento, solía ser el "Bus Pirata". 14 horas diarias de maquetación y escritura. ¡Qué locura! Pero se ha convertido en una obra fundamental.

Aquí un pequeño extracto de libro: (lo siento, está en alemán)



Otoño 2006 - Ines Diarte - Madrid

 

¡Boom! A veces la vida te descoloca. Justo cuando estaba terminando mi libro sobre Kottan, a finales de otoño en Formentera, conocí a Ines Diarte, una artista francesa que vivía en Madrid. Quedé fascinado por esta mujer, me enamoré de ella y la visité en Madrid poco tiempo después. ¡Boom de nuevo! Éramos una pareja. Inés tenía un enorme loft cerca de la plaza de toros en el cuarto piso de un edificio industrial, donde soldaba esculturas de chapa de acero y serigrafiaba motivos grabados en placas de acero. Era una mujer muy excitante y lo pasamos muy bien juntos. Incluso visitamos a sus padres en Normandía y a su tía en París. Por cierto, la comunicación siempre se hacía en inglés, lo que no era nada bueno para mi español, todavía era escaso en aquella época.