2014 - Concierto con Johnny Depp, Los Rolling: ceniceros en Madrid


"¡¡¡Las Duesenberg son, mucho, mucho mejores que esas cosas de los años 60!!!"

En Nochevieja, estuve con Paloma en Palermo, Sicilia. ¡Uno de los mejores sitios para pasar el cambio de año! Allí, cerca del centro, hay una especie de cementerio subterráneo, catacumbas de un monasterio capuchino del siglo XVI, donde fueron enterradas más de 2000 personas. Pero no están enterradas en ataúdes, sino momificadas, vestidas, de pie o sentadas. Es un poco espeluznante y la mayoría de las visitantes femeninas salen de allí de inmediato. Además, está prohibido tomar fotos, aunque eso no me impidió tomar todo tipo de instantáneas. A las dos momias de esta foto les puse esta línea de texto. Pero fue rechazado por nuestro departamento de publicidad y por lo tanto, lamentablemente, no se ha publicado en ninguna parte hasta hoy.

NAMM

En esta foto de exposición, un modelo especial de la signature Johnny Depp con trémolo, que usaba bastante a menudo. ¡Y siempre hay encuentros con gente agradable, en los cuatro días de Feria!




Los Eagles en el Forum Arena

 

El viernes, en lugar de invitar a clientes y distribuidores a su local en Fullerton, Nathan tuvo la gloriosa idea de alquilar una limusina Hummer con conductor y llevarnos a un concierto de los Eagles en el "Forum Arena" en Inglewood.

Fue una sensación muy gratificante escuchar a los Eagles desde la tribuna. Allí sentado, con los Eagles sonando, mi corazón daba un vuelco, alucinando, cada vez que Joe Walsh, Glen Frey o el bajista aparecían en la enorme pantalla de vídeo con un instrumento Duesenberg. Nos pusimos a conversar con las dos chicas de la fila de delante. Estaban tan entusiasmadas por conocernos, los creadores de estos fantásticos instrumentos que se tocan constantemente en el escenario, que casi tenemos una aventura.


Oh, y después pudimos visitar a Joe en su camerino. Una gran noche...

Concierto en el instituto, con Johnny Depp y Cía.

Como cada año, Duesenberg fue anfitrión de la ya tradicional fiesta del Imperial Ball NAMM después de la feria, junto con 65Amps, TonePros, American Hot Rods Inc, Tatuaje, Sapporo y el Museo FMC de Fullerton. Mientras que en los últimos años se había celebrado en Fullerton, este año nos trasladamos a una sala del instituto de secundaria Servite en Anaheim.

El siguiente texto fue escrito por Andrej Lillak para nuestro blog. Tengo que anticipar que me pasé medio concierto de mal humor, más adelante explicaré por qué.

Andrej's Blog

(Por cierto, Martin Huch se sentó en la primera fila con su pase de backstage y tomó un gran número de fotos sensacionales).

Tan pronto como entrabas en la sala, el mundo era completamente diferente. Duane Mayer de American Hot Rods apoyó la fiesta colocando una selección de sus mejores coches hot rod por el local, incluyendo un Chevy azul de los 40′s en pleno escenario.

Todo el lugar era único, raro y al mismo tiempo genial. La modestia y el alarde iban de la mano. Y lo más insólito fue que todos los presentes pudimos ver una selección de la crème de la crème de los más grandes artistas del mundo en un simple escenario de secundaria.

El bluesman de Fullerton "Bubba" se encargó de calentar al público con su elegante blues de Texas estilo SRV. Un torrente de tono y feeling, absolutamente increíble. (Foto de otro concierto)

Mike Campbell & The Dirty Knobs

Luego se levantó el telón para la primera parte del espectáculo. La mirada fija en el escenario mientras Mike Campbell & The Dirty Knobs daban un gran concierto, flanqueados por dos radiantes coches hot-rod. La mayoría de las veces Mike tocaba su Duesenberg Mike Campbell II. Nunca había visto The Dirty Knobs en vivo y me impresionó mucho el ambiente y el sonido de todo el show. Canciones con contenido y una guitarra muy bien articulada, de eso iba el show. "She Likes To Lick My Finger" fue mi favorita y aún resuena en mi cabeza.

¡Muchas gracias, Mike! ¡Un verdadero placer

Después Marilyn Manson subió al escenario. Puedes decir y pensar lo que quieras sobre Manson, pero este hombre tiene una especie de energía primaria que poca gente tiene. Absolutamente poderoso, absolutamente impactante y absolutamente asombroso. Fue un aviso de que esta noche iba a ser mucho más interesante de lo esperado.

Después de que el último acorde de su canción "The Dope Show" retumbara por el local, dos palabras golpearon a la multitud como un bate de béisbol. Probablemente sólo unos pocos visitantes sabían algo sobre la verdadera estrella de la noche, el tipo en el escenario: Johnny Depp. Se oyó el nombre y el público estalló en aplausos.

En el escenario resulta tan genial como en pantalla. Johnny Depp definitivamente sabe cómo molar. Como músico fue respetuoso con los otros y estuvo contenido como guitarrista. Supo ser sólo uno más de los tres guitarristas en el escenario y establecer los tonos correctos en el momento adecuado.

Este espectáculo no era (sólo) para probar sus habilidades, sino, sobre todo, para divertirse en el escenario y disfrutar de la energía.

Dados los acompañantes que Johnny trajo al escenario uno tras otro, la energía estaba garantizada Casi nadie sabía quién se uniría al Sr. Depp en el escenario. Cuando Marilyn Manson regresó al escenario, estuvo claro que esta noche nos daría algunas sorpresas.

Entonces se unió Alice Cooper. Con una sonrisa deslumbrante y balanceando su ya famoso bastón comenzó el show con una interpretación de la canción de Doors: "5 To 1″, seguida de un medley de la canción de Doors "Break On Through". No diría que soy un fan de Alice Cooper (especialmente porque no era mi década), pero me dejó fascinado con su actuación y con la energía que desprendía. Para rematar su show, le regaló su bastón a un afortunado de entre los asistentes.

Uno de mis momentos más destacados esa noche fue el clásico de Cooper "School's out" y la forma en que lo mezcló con "Another Brick in the Wall" - abrumador. Los videos de Youtube probablemente no consigan reproducir la magia del momento, pero deberías verlos de todos modos.

Después del set, hubo un momento de silencio y murmullo general. El público comenzó a decir: "¿Qué sigue? ¿Viene algo más?". Alice Cooper había llevado al público a un punto de ebullición y estableció un nivel de energía casi insuperable, incluso más allá de Manson.

Un técnico colocó un soporte de micrófono con unas largas cintas en el escenario. Alguien detrás de mí gritó: "¡Tienes que estar bromeando!" Todos los que sabían lo que significaba este objeto inconfundible comenzaron a aplaudir y a animar. Steven Tyler salió al escenario, caminó hacia el micrófono y gritó que tenía que disculparse porque tenía problemas con su voz desde el ensayo.



Nada de eso: inmediatamente se desató el infierno. Gritaba, hacía gestos y bailaba en el escenario. El público estaba sin aliento e intoxicado por esta voz. Pensé que Tyler podría, en el mejor de los casos, interpretar una o dos canciones de esta manera, pero al final cantó un conjunto de cinco canciones (una de ellas él solo, con una guitarra acústica). Todas las canciones vibraban de energía hasta la última nota. Lo mismo ocurrió con la apabullante versión que se marcaron de "The House Of The Rising Sun", que terminó con el clásico de Aerosmith "Train Kept A Rolling". Bailó sin interrupción y enarboló el micrófono por encima de su cabeza, al estilo del viejo rock'n'roll. Una descarga total de energía, ¡una actuación de quitarse el sombrero!

Después de la última canción de Steven Tyler, Manson y Cooper volvieron al escenario y tocaron el "Come Together" de los Beatles. Y eso fue todo. La multitud estaba abrumada - caras felices por todas partes. Nathan Fawley subió al escenario, agradeciendo a Johnny y a todos los demás su presencia, con aspecto de estar muy aliviado por lo bien que había salido todo. Eso me dio una pista de lo complejo que es organizar un espectáculo así. Y créeme, no tienes ni idea. Muchas gracias a Nathan y a todos los que organizaron el espectáculo. ¡Gran trabajo!

Finalmente, Nathan hizo que su hijo llevara al escenario una guitarra "Duesenberg Fullerton CC Hollow", firmada en la parte trasera por todos los intérpretes de la noche. Y Nathan anunció que esta guitarra se subastaría y que los beneficios se donarían a la caridad. Pero no iba a ser fácil hacerse con una guitarra así en una subasta. Vi ojos abiertos como platos entre el público. Las pujas iban llegando cada vez más rápido y, cuando las pujas alcanzaron los 20.000 dólares, Nathan le preguntó a Ingo si podían añadir al trato otra guitarra con la firma de Johnny Depp, Ingo asintió. Finalmente, ambas guitarras juntas se vendieron por la nada modesta cantidad de ¡36.000 dólares!

Poco a poco el público fue desalojando el local; charlando, riendo, unos borrachos, otros sobrios, otros silenciosos, otros aliviados. Me uní a Ingo, Dieter, Martin y los otros, incapaz de abandonar el lugar y dejé pasar unos minutos. ¡Qué noche tan fantástica!”

Al menos me encontré con Johnny Depp, que estaba a punto de irse del local. Fue un encuentro muy amistoso e incluso pude darle un DVD de nuestro concierto de Los Dooros en Formentera. A Johnny le gustan los Doors. Martin fotografió la entrega.

A la playa ...

Ya habíamos tenido suficiente Los Ángeles por el momento. Volé de vuelta a Ciudad de México con Paloma. De nuevo, muchos nervios en el aeropuerto de Los Ángeles.

Mexico

Declaración de un turista en México: "Hmm, amigo, hemos llegado a México. Amigo, esto es lo mejor que puedes hacer en enero, febrero, específicamente, ir a México."

México es el país más español de Latinoamérica, bastante rico, con mucha cultura antigua y también industria moderna. Pero los bienes no parecen estar distribuidos de manera muy justa, por lo que hay pobreza y crimen en algunas zonas. También hay muchas manifestaciones de los pueblos indígenas. Pero el 98% del crimen no tiene nada que ver con la situación política, sino que es consecuencia del tráfico de droga hacia los Estados Unidos. Y por cierto: no nos robaron. Eso sí, el tráfico en la Ciudad de México es "criminal". Por eso se recomienda el transporte público como el autobús y el metro (¡mejor que un taxi o incluso un coche de alquiler!). Los coches más populares: furgonetas Volkswagen y escarabajos, ¡fabricados en México! Aunque Nissan es el claro líder del mercado.

Después de un breve tiempo te acostumbras a la moneda local, al protocolo respecto a las propinas, a los sistemas de navegación, que funcionan de forma diferente, en el coche e incluso al modo temerario de conducir por el tráfico urbano, una mezcla del estilo español e italiano.

El mexicano es relativamente educado, divertido, muy servicial y no te da palique, al contrario que esos camareros estadounidenses, babeando por la propina.

Si escuchas hablar un francés sin encanto, se trata de un canadiense, que, por cierto, disfrutan de ciertos privilegios en México, mientras que los pobres mexicanos todavía tienen que soportar un increíble acoso al entrar en Canadá. Oh sí, también se te puede pinchar la rueda del coche... (algo que desde luego no es un fenómeno puramente mexicano).

Pero - para mí - lo más importante: la comida y la bebida. Una increíble variedad de frutas y verduras (entre otros, los que probablemente sean los tomates más aromáticos del mundo). Las Margaritas y Mezcalitas saben muy bien y son muy refrescantes. El vino sólo está disponible en restaurantes selectos. Alimentos en todas las variantes, desde muy baratos y correctos hasta muy, muy buenos (tacos con carne, tomates, cebollas y cilantro como una variación muy barata). Pero en algunos restaurantes incluso se usan las espumas moleculares. Y también hay alimentos menos convencionales: pequeñas langostas (chapulines) cuyo sabor sólo proviene de la mezcla de chile y sal que se les añade y que se supone que son altos en proteínas y saludables), huevos de hormiga, blancos, blandos, caros, insípidos y, por supuesto, el gusano del mezcal. ¡La lima es muy refrescante en casi todas partes! Cerveza: Corona no, mejor Doble X (2XX) o Victoria y listo. Tortugas: está prohibido cazarlas y comerlas. Por cierto, sólo llegan a la costa en playas protegidas para poner huevos. Además, los mexicanos tienen algo maravilloso en los restaurantes que nosotros no tenemos: una especie de percheros a media altura, para colocar tu chaqueta, bolso, bufanda o lo que sea, junto a tu propia mesa. Un modo muy práctico de ahorrar espacio.


País y gente: Cuanto más al sur se viaja, más bajita es la gente. Al menos esa es mi primera impresión. No noté grandes diferencias en el idioma, el español "mexicano" es fácil de entender. Sólo el volumen de las voces, a veces sorprendente, atraería la atención de un español nativo.

Desde Ciudad de México condujimos con nuestro coche de alquiler hacia el sur. Primer destino: la ciudad de Puebla, con su precioso centro arquitectónico y muchos bares y restaurantes. Luego fuimos a Oaxaca, con unos 250.000 habitantes, una ciudad pequeña a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar. Aquí también hay un hermoso "Zócalo" el centro del casco antiguo (Plaza De La Constitución). Y, de vez en cuando te encuentras personajes muy auténticos, como salidos de las películas de Tarantino y Rodríguez.

Más al sur, las carreteras empeoran: imposible acostumbrarte a los constantes badenes reductores de velocidad, las carreteras comarcales y los cruces de pueblos. Para una distancia en coche de 250 km, puedes fácilmente pegarte siete horas de carretera. Se puede acabar haciendo odioso, sobre todo porque muchos de estos reductores de velocidad aparecen sin avisar y frenas gritando en el último segundo, temiendo por los amortiguadores, rebotando sobre el badén y, con suerte, sin darte un cabezazo contra el techo del coche.

Pero finalmente hay recompensa, el entorno se vuelve tropical: sonidos de la selva, extraños cantos de pájaro y finalmente el mar. Hace viento. Estamos en Puerto Escondido, un punto de encuentro para surfistas de todo el mundo. Playas casi desiertas, increíblemente amplias y un bonito pueblo a orillas del Océano Pacífico. Al mediodía hace más de 30 grados y por la noche alrededor de 25. Una banda canadiense tocando blues y otra, mexicana, tocando funk. Y el mundo es un pañuelo: en la mesa de mezclas estaba Paul, un antiguo empleado de GraphTech, que también fue responsable de la selleta patentada de Duesenberg.


Adiós México, es hora de ir a casa. Este año no hubo vuelos directos de vuelta de Los Ángeles a Madrid. Así que por la mañana, con Aeroméxico, vuelta a L.A. Revisar todo, recoger las maletas de la cinta transportadora y a registrarse con American Airlines, la autoproclamada aerolínea más importante del estado más importante de nuestro planeta, en la que volaríamos a Madrid, vía Londres. Al menos ése era el plan... En realidad, tuvimos que soportar un exagerado control de seguridad y luego nos fuimos a tomar una cierta cantidad de alcohol en el bar, antes del vuelo. Una hora antes de la partida, reviso los indicadores y...”¡Vuelo cancelado!”. Así que acabamos en un centro de atención al cliente, donde cuatro idiotas en edad de jubilación estaban sentados en sus mostradores, tres de ellos al teléfono. En la cola unos 20 pasajeros. El tiempo de registro por persona era de unos 30 minutos. Uno de estos cuatro empleados dejó su puesto y nunca volvió. Luego se fue el segundo, al cual grité: "¡debería hacer su trabajo y sacar a esta gente de aquí!" Cuando el tercero hizo gesto de marcharse también, me enfadé en serio, aunque sin ningún efecto, por supuesto. Delante de nosotros, en la cola, había un holandés que hablaba alemán y me hizo señas de que le habían prometido un vuelo a casa con escala en Londres, pero dos horas más tarde.

Finalmente nos tocó a nosotros e insistí en un vuelo a Madrid a través del prometedor Londres. Esto pareció funcionar y dejamos este terrible lugar, donde sólo se te permitía tomar una bebida alcohólica en una área restringida. Cruzamos dos terminales y a Virgin Air. Allí miraron atónitos nuestras tarjetas de embarque: "¡Pero... no hay plazas en este avión!"

Yo al borde de un ataque al corazón... El idiota de atención al público había impreso simplemente dos tarjetas de embarque "en blanco" sin número de asiento para nosotros y ¡no había informado a nadie en la Virgin! Nos dijeron que esperáramos hasta las 8 p.m. para estar seguros. Tal vez quedase algo disponible. Finalmente fue así y dejamos Los Ángeles con unas cuatro horas de retraso. Luego otra hora de retraso en Londres, para finalmente llegar a Madrid a medianoche, después de 34 horas de viaje.

Joe Perry

¡Volvamos a la música! Sí, las fotos de Martin son siempre una gozada. Después del NAMM también retrató al veterano de Aerosmith. ¡Qué tipo tan exótico!

The Rolling Stones - en España siempre llamados "Los Rolling"...

¿Cómo puede ser todo esto? Nosotros, Göldo y Duesenberg, estamos conectados a todos estos músicos de primera clase: Stones, Aerosmith, Mike Campbell, Hollywood Vampires, los Eagles, Peter Stroud, etc.

Pierre Debauford, técnico de guitarra de Keith Richards, había montado ceniceros en las dos esquinas delanteras del pedestal de la batería. Debajo de ella había una manguera de succión que aspiraba el humo del cigarrillo por debajo del escenario, utilizando una aspiradora industrial. Hacían todo esto para que Charlie Watts, a quien se le había diagnosticado un cáncer de garganta poco antes, no tuviera que sufrir estas emisiones. Y no había ningún otro lugar donde poder colocar estos ceniceros. Pierre me hizo saber que su diseño funcionaba, pero quería saber si se me ocurría alguna idea para perfeccionarlo, porque iba a haber pronto un concierto de los Stones en el estadio Bernabeu de Madrid.

El principal problema era que estos ceniceros de baquelita se fijaban con velcro sobre el agujero de salida del humo. Pero, con la vibración del escenario, el velcro se acababa soltando y los ceniceros acababan fuera de su sitio. Keith y Ronnie disfrutaban del consumo de tabaco o hachís, pero a Charlie le seguía molestando.

Se me ocurrió una idea de construir unos ceniceros, en cuyo fondo coloqué una placa de acero con muchos pequeños agujeros. Para fijar los ceniceros, hubo que colocar unos cuantos imanes fuertes de neodimio en las mesitas. Clic y listo para quitar en segundos. Estaban hechos de madera de bambú, y alrededor había colocado doce barritas de acero inoxidable para que las colillas no se volaran con el viento.



Un libro sobre los Stones, ¡las guitarras de Ronnie!


Y nuestros lapsteels con Multi Bender seguían disfrutando de un éxito imparable


El nuevo amplificador Berlin, la Fullerton “Elite” y las preciosas Pearl-Top

Rolllings Stones - Madrid - Estadio Bernabeu

A finales de mayo recibí un correo electrónico de Pierre, preguntándome si me gustaría llevarles los nuevos ceniceros. Claro, ¡yo ya tenia todo hecho y listo para la instalación!

Los Stones siempre han usado unos escenarios gigantescos, que se han ido haciendo más y más complejos de gira en gira. Por ello, lleva varios días montar el escenario y otros tantos desmontarlo. Me preguntaron si podría montar los ceniceros dos días antes del concierto.

Y así Pierre, Michael "Derek" Phelps (bajista de Daryll Jones) y Ken, el técnico de guitarras de Ronnie vinieron a visitar mi taller en Madrid. Una vez más, visitantes de nivel. En realidad, habría estado bien que se trajeran a Ronnie con ellos, creo que le habría interesado.

Miraron a su alrededor con entusiasmo y les expliqué algunos de mis proyectos en curso. Por supuesto, también les presenté los ceniceros. Y fue aquí donde Pierre, que fue el primero en sentarse en mi silla colgante de Plexiglás, tuvo la idea de adaptar una guitarra especial para Keith. Keith tiene su propia marca llamada "Mindless", y su logo es un cráneo con un agujero ovalado en él, porque Keith sabe muy bien que mucha gente tiene un gran agujero en la cabeza. Así que tuvimos una tormenta de ideas con el ordenador y acabamos con un cuerpo de Caribú invertido, con el logo “Mindless” y con los bordes exteriores estilo reagge, en verde, amarillo y rojo.

Finalmente pude regalarle a Pierre la ya mencionada maleta de tweed. Y por la noche invitamos a los chicos a una muy buena paella en el restaurante gallego "Terra Celta" a la vuelta de la esquina. ¡No creo que haya un restaurante español así de bueno en el lugar de donde vienen estos chicos! Y después, unas copas frente al hotel donde se suelen hospedar los toreros, en la Plaza de Santa Ana.

.

Paloma y yo cuidamos bien de los chicos y el día del concierto nos lo recompensaron con un detalle muy de agradecer: pudimos estar en el backstage. Como recuerdo llevamos dos guitarras: una Carlton que queríamos darles a los Stones para una subasta benéfica (firmada por ellos, por supuesto), y una Outlaw con la petición de que Mick, Keith, Ronnie y Charlie nos la firmaran, porque estaba destinada a nuestro museo de Hannover. En ese momento, no teníamos ni idea de que los instrumentos firmados por los Stones podían llegar a valer más de 100.000 euros. Pero pasaron años hasta que finalmente recuperamos la Outlaw. ¡Más información sobre esto más adelante!

Estadio Bernabéu, Madrid

Allí estaba, entre bastidores en el Estadio Bernabéu, hogar del Real Madrid, mi odiado club. El nuevo estadio de mi equipo favorito (el Atlético de Madrid), mucho más moderno, ni siquiera existía en ese momento.

En cualquier caso, había un ambiente impresionante, y como siempre, habían construido una pasarela justo en el centro del estadio, en la que los Stones acabarían tocando un blues al viejo estilo.

Duesenbergs en el escenario...

Aquí Ken con la DCC para la subasta y la Outlaw, con la que hice la prueba de sonido.

Ceniceros

¡Primero, a montar los ceniceros! Pierre atornilló los anillos de chapa de acero en las pequeñas mesas. Los imanes de neodimio incrustados en el fondo de los ceniceros se acoplaron a ellos, dejándolos prácticamente inamovibles. Y por debajo, dos agujeros en la madera conectaban con las mangueras de succión, para que todo el humo desapareciera inmediatamente debajo del escenario. ¡Charlie Watts estaba a salvo!


Prueba de sonido con los técnicos

Y entonces Pierre dijo: "Vamos, hagamos la prueba de sonido y tú tocas la Outlaw en el amplificador de Mick Taylor, que actuará como invitado especial". Sí, enchufamos la Outlaw, pero al principio no pasó nada más. Nadie se puso a tocar. Me lancé a tocar la introducción del Roadhouse Blues, esperando que los chicos se unieran, pero no lo hicieron. Claro, me habría gustado cantar, pero los micrófonos todavía estaban apagados.





Puedes ver todo esto entero en el video grabado por Paloma en https://www.youtube.com/watch?v=c3pTvoXUMIU&feature=youtu.be.

Obtuvimos un gran sonido, con esta combinación de la Outlaw y el ampli de Mick Taylor, y llevaba puestas mis polainas amarillas sobre las sandalias Birkenstock.

Pero eso no fue todo. Después de disfrutar de un excelente catering fuimos dirigidos a la mesa de luz desde donde teníamos unas vistas de primera del escenario. El concierto fue una verdadera explosión. Estos caballeros mejoran cada año, a pesar de su edad. Es un espectáculo impresionante, difícil de superar, con estos grandes músicos y todos esos efectos visuales.


Así que, ¡hasta la próxima!

Hardware de bajo

Un diseño de hardware ligeramente inspirado en Wandré...







Todo tipo de diseños

Aquí se puede ver muy bien cómo el mástil de arce llega hasta el trémolo. En este caso, de madera, en lugar de aluminio... Al final esto se convirtió en nuestro modelo "Julia".



¡Pequeño artículo técnico mío sobre un trémolo increíble!


aqui en español:

Aquí entra una nena italiana, Galanti 2V, construida en 1965. Vaya, los spagettis podrían haber hecho algo grande con esta. En realidad, todo es sorprendente, especialmente el trémolo: un acontecimiento, una maravilla técnica de precisión artesanal que mueve el cordal mediante tres filos de cuchillo horizontales en la dirección de las cuerdas. ¡Prácticamente no se desafina! Sería interesante encontrar al signore responsable de eso y -si aún vive- hacerle una visita y hacerle muchas preguntas y tener una buena charla.
 Pero... ¡ahora tenemos la pequeña palabra "pero"! La primera cosa extraña que noté fue la forma en que las cuerdas estaban colocadas en el estrecho bloque del cordal en forma de U. En ángulo y con diferentes distancias. ¡Esto nunca puede ser bueno! Por otro lado, ves este elegante logotipo de Galanti deslizándose en las dos barras que llevan al cordal. Estoy seguro de que lo utilizaron en otro cordal estándar sin trémolo y les gustó tanto que no había forma de no incorporarlo al trémolo. Las dos barras están en paralelo y, por tanto, los dos extremos acaban justo ahí, donde normalmente deberían estar los agujeros para las cuerdas mi bajas y altas. Afortunadamente, encontré una forma de resolverlo. Utilicé barras más cortas y fijé otro bloque del cordal en forma de U en el bloque "antiguo", donde las cuerdas salieron entonces con el espaciado y las distancias correctas.
 Pero entonces me di cuenta de un traqueteo/tamaño de las silletas del puente de rodillos que no había oído antes así. Bueno, ¡ya no hay suficiente presión! Antes las cuerdas tenían un efecto de presión de los pequeños rodillos a un lado contra la carcasa, lo que finalmente evitaba los ruidos pero tampoco soportaba un buen tono de cada cuerda. No tenía ningún otro puente con la misma distancia entre clavijas. Así que finalmente fui a mi tornillo de banco y martillé cada selleta para que se fijara y no rodara más. (Problema general de los puentes de rodillos: 1. Los rodillos se fijan y no ruedan 2. los rodillos provocan chisporroteos 3. ¡no hay mucho en medio!)

¡No hay un buen resultado! Siguiente mala sorpresa: ¡las pastillas suenan absolutamente mal, una basura! ¡Sin salida, sin tono, sin carácter! El cable de la pastilla se enrolló muy débilmente y luego se puso sobre una barra de acero extrañamente doblada - ¡una mierda barata chapada en zinc! Luego se colocó un imán creámico barato debajo. Por otro lado, ¡una forma genial de ajustar la altura de la pastilla! Un doble clip metálico que empuja la pastilla hacia arriba para ajustarla con dos tornillos, permitiendo que suba o baje.
 Por último, he cortado los cierres de dos pastillas de estilo Fender (la zona donde se encuentran los tornillos de ajuste de la altura) y las he instalado en las carcasas de las pastillas italianas. El sonido es aceptable, pero sigue sin ser como el de mi Diego Telecaster. Así que he puesto una conexión directa de la pastilla "Fender" del puente en el exterior y un cable de desconexión en el interior para que se desconecte del cableado interior de las guitarras. ¡El sonido es mucho mejor! Los controles de volumen y tono también han estado en posiciones inservibles: ¡lo más lejos posible de mis dedos! Así que finalmente he quitado todos los eléctricos. Ha habido un puto interruptor de "sonido" en el que he descubierto un condensador fijo que iba a tierra. Y te digo lo que habrá sido la triste verdad: Estas putas pastillas mal hechas han provocado tal retroalimentación, que los italianos no han tenido mejor idea que poner este componente para eliminar algunos agudos y así poder vender su guitarra "mejor" en los mercados extranjeros. ¡Esto es una vergüenza! ¡Muchas cosas hechas más que bien y luego una pequeña cagada que hace que un instrumento sea inservible! Y estos idiotas no acudieron a su fabricante de pastillas para que renunciara y tuviera algo mejor
 ¡Así que típicamente: por fin una guitarra construida con mucha buena intención, hermoso logotipo de perla en el cabezal, forma inteligente de arreglar la posición del puente, la maravilla de trémolo, el brazo de trémolo más grande del mundo, bonitas incrustaciones en el diapasón, pero arruinada por errores estúpidos, posiciones extrañas de los potenciómetros, pastillas imposibles, afinadores de mala calidad! Lo mismo que con todos esos Hoefner, Framus, Hagstroem, Kliras, Huettels, Hopfs y demás... ¡Finalmente la única gran marca italiana era Wandre, Meazzi y Davoli!

Z-Tuner

Nuestras Z-Tuners tenían una rueda ranurada como "tapa" sobre la carcasa y la rueda de engranaje, que gira cuando se acciona el mecanismo. Algunos guitarristas no muy listos pensaron que de alguna manera había que manipular esta rueda para que funcionase el bloqueo de la cuerda. ¡Para nada!

Al final, para evitar esos errores, diseñé una nueva tapa plana que cierra la carcasa del modo habitual. Se pasa la cuerda por el agujero, se tira y se corta.


Pastillas HSC de bajo y otras



En otoño, con Chechu, en una celebración a base de centollo

CNC

Por fin llegó. Una máquina cara, que en adelante nos ahorraría mucho trabajo y nos proporcionaría aún más precisión.